Agua Cafe, una pareja que no admite divorcio.

Después de unas semanas sin venir a la cafetería, pues tenía exámenes, Micalet me acompañó un sábado.
Nada más llegar, Josep hizo una seña a una preciosa chica rubia y sonriente. Se nos acercó y dándonos dos besos a cada uno, nos dijo
– Hola, soy María, la hija de Josep. Vosotros debéis ser Miquel y Micalet. Mi padre me ha hablado mucho de vosotros y me ha dicho que Micalet es un entusiasta del café.

 

Yo me quedé casi sin palabras al tener delante de mí, a una chica de la edad de Micalet, tan bonita, alegre, simpática… era una Coffee hipster sonriente, muy estilosa, que irradiaba energía y naturalidad. Pero Micalet se puso rojo como un tomate, mudo y paralizado.
Para salvar el momento de apuro de Micalet, solo se me ocurrió preguntarle: – ¿Y cómo es que eres tan rubia? Una pregunta un poco tonta, pero es lo único que se me ocurrió, nos había impactado a los dos. De hecho, pienso que en ese instante, María nos había enamorado a los dos, cada uno a su manera.
– Yo soy sueca, nos dijo mientras sonreía
– ¿Naciste en Suecia?
– Jajajajaja, no, yo nací en Sueca, ciudad de València, como mi padre. Y por eso gasto la broma de que soy sueca.
– Ahhh!!! Por eso el nombre de la cafetería es “El café de Sueca”.
Micalet continuaba en estado de shock. Le di un empujón diciéndole, eh!! Micalet
Al final medio balbuceando consiguió decir – Hola, hola María
– He venido hoy a hacer unas fotos de la cafetería para la web y a conocer a Micalet (mientras hacía, lo que yo entendí, como una radiografía de Micalet), porque mi padre me ha hablado mucho de él y tenía muchas ganas de conocerlo.
Micalet volvió a quedarse sin habla y pasó del rojo al morado, pero descubrí un brillo especial en los ojos tanto de uno como de la otra.
– ¡Bueno! Os dejo, voy a saludar a Josep, pero antes de que os pongáis a hablar, que Micalet me traiga un café espresso. Con mi café espresso conseguía alcanzar el placer de lo saludable.
El desparpajo de María le vendría muy bien a Micalet, así que me fui sonriendo.
Saludé a Josep y mientras estábamos hablando de los chicos, oímos un ruido de rotura de algo.
A Micalet se le había caído la taza con el café que me traía y María que estaba al lado, inmediatamente se puso a limpiar y recoger el desaguisado, mientras le decía: -Micalet ya me encargo yo de recogerlo, tú eres el barista, hazle otro café a tu padre. Y al mismo tiempo le lanzó una sonrisa irresistible para la sensibilidad de un chico de 14 años.
Si ya lo tenía hechizado con su físico, María con su personalidad acabó de enamorar a Micalet.
Este se recompuso y pisando fuerte, le dijo: Gracias María, te debo una…

Josep y yo no pudimos aguantar la risa-sonrisa y tuvimos que hacer un esfuerzo para reprimirla.

Dejé a Josep y me fui a mi mesa a tomar mi café espresso perfecto que me había traído Micalet, con la elegancia propia de un marqués.

Me puse a leer la novela “El abuelo que saltó por la ventana y se largó” de Jonas Jonasson y a tomar mi café. Mientras leía, echaba ojeadas a la pareja. Micalet iba perdiendo la vergüenza poco a poco e incluso iba adoptando el papel de “gallito” y al final vi que se habían sentado en una mesa apartada. Estaban hablando y mirándose, completamente aislados del resto del mundo.
Volví a sonreír, la costumbre de esta cafetería.
Cuando le llamé y le dije que era hora de marcharnos, se acercó y me dio una hoja. – Me la ha pasado María y tiene toda la razón, no lo había pensado.
Me puse a leerla y me di cuenta que estos dos adolescentes tenían muchas cosas en común.

IMPORTANCIA DEL AGUA

El agua supone hasta el 98% de un café, por lo que la calidad de la misma influye muchísimo en la calidad del café.

Características a tener en cuenta del agua:

DUREZA

La dureza del agua viene determinada, principalmente, por la concentración de calcio que tiene. Se mide en grados franceses o alemanes. 1º KH alemán, es igual a 1,78º F francés. El agua, se considera dura a partir de 14º KH o 25º F. Un agua dura:

– incrementa el consumo de energía. Las resistencias, calderas, etc necesitan más tiempo y energía para calentar el agua
– daña los equipos y maquinaria, aumentando los costes de mantenimiento y reparación
– dificulta el desarrollo de los sabores finos de las bebidas calientes
– disminuye la calidad de la crema del café
– reduce la transparencia, cambiando el color de tés e infusiones

SABOR

El agua no ha de tener sabor, ha de ser insípida. El cloro y los metales pesados liberados de las tuberías pueden afectar al sabor final del café.

COLOR

El agua ha de ser limpia y sin color.

ACIDEZ

Concentración de iones hidrógeno del agua

Según la SCAA, para extraer toda la calidad de los granos de café, el agua debe tener las siguientes características:

DUREZA, entre 4º y 6º KH alemanes o 7º y 10,6º F
SABOR, insípida
COLOR, incolora
ACIDEZ, ha de tener un pH entre 6,5 y 7,5

Conclusión, la calidad del agua es tan importante como la calidad de los granos de café.
En general el agua que sale del grifo no tiene la suficiente calidad. En las cafeterías hay que usar depuradores que den un agua equilibrada en minerales y con la dureza adecuada. Para las cafeteras de casa, se deben usar Jarras tipo BWT o Brita o bien comprar agua embotellada de baja mineralización. Los filtros de los depuradores y jarras, también eliminan olores y sabores.

De camino a casa me dijo, papá me he enamorado. – Yo también, le contesté. – Papá!! (medio gruñendo), que lo digo en serio. – Yo también, le respondí. Se rió y empezó a hablarme de María y de cada una de sus bondades y virtudes. Volví a sonreír, pero esta vez hacia adentro.

¿Qué haces si te sirven un mal café? Ya sabemos que el café te da energía, pero ¿Qué super-poder de héroe te gustaría tener al tomar un café?

El conocimiento sin pasión por explicarlo, por compartirlo, es una moda vacía. El conocimiento sin humildad, produce rechazo.

Continuará…