Papá, María y yo hemos  leído que en Australia las cafeterías ofrecen a sus clientes lo que llaman Babyccinos.

Son capuccinos para niños y adolescentes. A los niños les encanta imitar a sus padres y hacer lo que ellos hacen. A partir de esta idea, han nacido los babyccinos.

Hay  dos tipos de babyccinos, con y sin café:

  • Capuccino con mini de descafeinado, leche y leche emulsionada, para los adolescentes. 10 g de una tableta de chocolate con leche tienen más cafeína que un descafeinado de 30 ml.
  • Capuccino solo con leche y leche emulsionada, para los más pequeños.

A veces les añaden:

  • vainilla, canela
  • chocolate
  • galletas
  • gominolas naturales

 

 

Se sirven en tazas divertidas  e incluso decorados con dibujos e imágenes atractivas mediante “latte art”, gominolas naturales, trazos de chocolate.

La corriente comenzó en Australia hace una década con babyccinos solo de leche. “Los babyccinos han llegado a ser tan populares en Australia que sería difícil encontrar un café que no los tenga en su menú”, decía un barista.

Posteriormente se trasladó a Inglaterra y más tarde a Estados Unidos, sobre todo en Brooklyn.

Hemos hablado con Josep y hemos probado como conejillos de indias a los amigos de nuestra pandilla a ver qué les parecía y mira la foto que nos han enviado.

Le hemos propuesto a Josep que al principio a cada padre que venga con su hijo, le ofrezca gratis un Babyccino en función de la edad y de lo que quiera su padre. Y si tiene aceptación, que lo incorpore a la carta de cafés.

Por una parte, aumentamos el negocio de la cafetería y por otra parte nos aseguramos futuros clientes.

Además potenciamos una alimentación más saludable al cambiar las bebidas de cola y los zumos azucarados por Babyccinos.

El conocimiento sin pasión por explicarlo, por compartirlo, es una moda vacía. El conocimiento sin humildad, produce rechazo.

Continuará…