El Kopi Luwak es considerado como el café más caro del mundo, su precio oscila entre los 900 y 1000 € el kilo. Esto se debe fundamentalmente a que se produce muy poca cantidad, no más de 500 kilos al año.

Antes de entrar en detalles de cómo se produce este caro, a la vez que delicioso café, descubramos algo de su historia.
Su origen se remonta al S. XVIII cuando los colonos holandeses comenzaron a plantar el arbusto del cafeto en las islas de Java, Sumatra y Sulawesi en Indonesia. Pues bien, en estas islas habitaba y habita un animal llamado civeta o luwak en el idioma autóctono. Un animal de tamaño mediano, una mezcla entre gato y zorro, que se alimenta fundamentalmente de bayas de café.

Los colonos holandeses gracias a su mentalidad de aprovechar todo, observaron que en las deposiciones de las civetas estaban los granos de café enteros y decidieron lavarlos y utilizarlos. Así fue como descubrieron que su sabor era muy especial.
Los luwak, tienen la gran habilidad de comer los frutos del café cuando están en su mejor momento de madurez y al pasar por su tracto digestivo adquieren unas características organolépticas muy especiales. Las enzimas del aparato digestivo de la civeta interactúan con el café y el tiempo que los granos se encuentran en el aparato digestivo permite la germinación de los granos, dándoles ese sabor a caramelo y chocolate que los hace únicos. De este modo eliminan una gran parte de su amargor, manteniendo un gran aroma y sabor a intenso café.
El proceso de obtención del Kopi Luwak se hace de la siguiente manera:
Primero se toman las deposiciones del luwak, se lavan los granos y se obtienen los granos de color verdoso. Se pelan los granos, obteniendo así unos granos color pardo. Después se tuestan los granos de café, generalmente de manera artesanal y por último se molerá el café en función del tipo de cafetera en la que se vaya a producir la infusión de café.

Actualmente el sabor puede variar en función del tipo y origen de los granos ingeridos por el luwak, la edad del animal,su salud y si son salvajes o si son criados para producir este café…
Pero el punto en común entre los distintos tipos es su bajo grado de amargura.
Cada región de Indonesia produce sus propios sabores y aromas. Puede ir desde sabores frutales, almendrados, florales, con notas de chocolate, nuez o incluso notas especiadas.

Degustar un Kopi Luwak es toda una experiencia para los sentidos.
Si tenéis la suerte de poder probarlo, compartirlo con nosotros. Nos encantará conocer de primera mano esta experiencia.